/En relación al marco jurídico | /En relación con la gestión empresarial y la financiación | /En relación a la programación y contenidos | /En relación al público y los usuarios | /En relación a la comunicación | /En relación al espacio


En el análisis precedente CultuLab presenta el diagnóstico de Medialab-Prado, elaborado con la información recabada tras los análisis realizados en los apartados Marco jurídico, Gestión empresarial y económica, Comunicación e identidad y Programación y contenidos.



/En relación al marco jurídico




1. Problema de agencia en Medialab-Prado.La teoría de la agencia analiza la forma mediante la cual una o más personas denominadas como "el principal" o "propietario" encarga a otra persona o grupo de personas denominadas "el agente", la defensa de sus intereses, delegando en ella cierto poder de decisión. Se da la teoría de agencia en el caso de Medialab-Prado, donde el Ayuntamiento de Madrid en figura de "principal", encarga a MACSA, "el agente", la gestión administrativa, económica y cultural de Medialab-Prado. La relación de agencia implica siempre la posibilidad de que exista el problema de agencia: el caso en el que el agente con su gestión, busca objetivos en detrimento de los intereses del principal o propietario.
En relación al tipo de actividad y contenidos para los que fue ideado Medialab-Prado, CultuLab considera que no existe un problema de agencia con la gestión de MACSA. Medialab-Prado fue ideado por el Ayuntamiento de Madrid para la investigación, la producción y la difusión de la cultura digital; y ésa ha sido fielmente la labor de este programa durante sus años de existencia, generando una importante y fidelizada comunidad de usuarios que considera vital la actividad del mismo.
Sin embargo, el interés del Ayuntamiento de Madrid, como institución pública, siempre será llegar a la mayor cantidad de ciudadanos y brindar respuesta a las necesidades públicas. En este aspecto CultuLab detecta una falta de esfuerzo por parte de MACSA por difundir la labor de Medialab-Prado, por atraer nuevos usuarios e irrumpir en nuevos públicos con nuevas demandas. La incorporación de nuevos usuarios es lenta, depende del boca a boca y no es producto de la gestión de MACSA, sino de los propios usuarios. Esto ha hecho de la comunidad de usuarios de Medialab-Prado una comunidad de usuarios conocidos y con intereses muy afines, quedando una importante parte de los usuarios potenciales sin conocer o entender la labor de la institución. Es en este aspecto en particular en el que Cultulab considera que los intereses del agente (MACSA) difieren de los del principal (Ayuntamiento de Madrid), por lo que existe un problema de agencia.

2. La propiedad intelectual, los derechos de autor y el uso de licencias en Medialab-Prado. La disposición de Medialab-Prado ante la gestión de la propiedad intelectual de los contenidos culturales que se generan en su entorno es un reflejo de la filosofía que el centro enarbola respecto a la producción y a la difusión de la cultura en la sociedad actual. Íntimamente ligada a la teoría del procomún, la política de Medialab-Prado sobre gestión de los derechos de autor ha encontrado en el proyecto Creative Commons uno de los medios más adecuados para facilitar procesos de trabajo colaborativo. No obstante, Medialab-Prado no obliga a sus usuarios a compartir en la totalidad este tipo de gestión; así, los colaboradores del centro podrán decidir, en muchos casos, cómo gestionar los contenidos creados en el entorno de Medialab-Prado sin tener obligatoriamente que publicarlos bajo las condiciones predominantes en el centro. Esta política de gestión de los derechos de autor tiene aspectos muy positivos que sirven a la misión de crear un cuerpo de conocimiento cultural común asequible para todos e implementable por todos.
De igual manera, todo ello se haya estrechamente relacionado con el carácter público de Medialab-Prado y con su disposición de ser un centro abierto a todos. Utilizar obras con licencia Creative Commons genera seguridad jurídica en favor del usuario de las obras, ya que, frente a “todos los derechos reservados” la licencia expresa que el autor, sin necesidad siquiera de pedirle permiso o notificárselo, le está cediendo derechos, le permite disfrutar la obra y tomarla como base, a su vez, para también ser creativo.
Existe una carencia unida a esta política de gestión de la propiedad intelectual que podría considerarse una desventaja para el centro. Medialab-Prado acoge, subvenciona, posibilita e invierte capital humano en el desarrollo de múltiples proyectos culturales. En algunas ocasiones estos proyectos abandonan Medialab-Prado y se publicitan en otros foros sin nombrar al centro que posibilitó su desarrollo en un primer momento. Por otra parte, existen también múltiples ocasiones en las que Medialab-Prado sí es citado como centro que viabilizó en algún momento el desarrollo de proyectos que luego se presentan en otros espacios. Ocurre, en estos casos, que Medialab-Prado no siempre recoge esta información, ya sea mediante un archivo propio o mediante su publicación en sus propios medios. Todo esto implica que muchas veces Medialab-Prado no participa en los proyectos que acoge como autor de los mismos, esto supondría una actitud controvertida por parte del centro. Sin embargo, no hacerse eco del reconocimiento que tiene gracias a su labor va en detrimento de su visibilidad y repercusión real en el ámbito cultural.

FlechaArriba.gif

/En relación con la gestión empresarial y la financiación



1. Medialab-Prado calificado como uno de los 10 centros culturales de España con mejor manejo económico en tiempo de crisis.
Pese a los tiempos de crisis financiera y económica, Medialab-Prado ha mantenido un equilibrio en las partidas presupuestarias que recibe del Ayuntamiento de Madrid. Esta situación, a la que llega CultuLab tras los análisis (estratégico, funcional y contable) realizados al programa deja entrever la salud de la que goza la entidad. Pero, esta salud no se mide en este caso por los resultados económicos obtenidos de su actividad comercial; sino, del valor de la labor pública cultural que la entidad lleva a cabo desde su fundación en 2007. La circunstancia antes mencionada ha sido corroborada recientemente en una encuesta de opinión realizada por la Fundación Contemporánea a calificados referentes de la cultura española. En dicha encuesta (que se adjunta completa al final de este apartado) se seleccionaron los centros públicos que mejor manejo han realizado de sus finanzas en tiempos de crisis económica. Entre los 10 centros mejor catalogados se encuentra Medialab-Prado. Entre los miembros del grupo de encuestados se encuentra el director de Medialab-Prado, Juan Carrete. Para conocer detalles de esta reciente calificación, CultuLab se puso en contacto con la responsable de proyectos de Medialab-Prado, Mónica Cachafeiro. A través de ella conocimos la opinión del director quién ha considerado "muy gratificante (la experiencia de) ver como valoran el espacio expertos de diferentes disciplinas culturales".

El pasado mes de agosto, tras regresar de su receso de verano, el equipo de Medialab-Prado evaluó las consideraciones de la encuesta de Fundación Contemporánea. En tal sentido comentaron que “la consideración de encontrarse entre los diez primeros” centros de mejor manejo de los recursos públicos es sumamente importante. “Para Medialab-Prado ser una institución responsable y coherente con el gasto generado a través de nuestras actividades, equipo e movimientos financieros, es uno de los puntos principales a la hora de realizar la gestión y coordinación general del proyecto. Consideramos que, como institución pública la utilización de los recursos de los que disponemos por parte de los ciudadanos es fundamental. Por ello, a pesar de haber sufrido en los últimos años diferentes recortes presupuestarios, hemos encontrado la manera de seguir acogiendo un gran número de actividades, abriendo y cediendo sin coste el espacio y el trabajo del equipo a aquellas iniciativas que consideramos afines y con unos objetivos semejantes a los nuestros”, remarcó Cachafeiro.

En la encuesta Medialab-Prado fue equiparado con grandes espacios culturales españoles como Matadero, LABoral Centro de Arte y Creación Industrial o la Ciudad de la Cultura en Santiago. Para la dirección del programa competir con grandes centros de exhibición y producción de arte contemporáneo puede dar lugar a ciertas diferencias en determinados sectores de las industrias culturales. El hecho de que se los equipare con esos grandes espacios les produce satisfacción. Nos hace sentir contentos con nuestra gestión y la valoración que los profesionales de la cultura hacen de ella. Además destacar entre estas iniciativas a la Tabacalera... nos gusta también muchísimo. A título personal me gustaría también señalar que creo que es un gran paso que centros como LABoral pongan en marcha iniciativas como PlataformaCero, espacios donde los usuarios y el público entran en comunicación con la institución generando contenidos y expresándose abiertamente”, concluyó Cachafeiro.

2. Medialab-Prado dependiente del Ayuntamiento de Madrid
Las buenas noticias de todos modos no impiden que el programa deba atender con cuidado el crecimiento de nuevos emprendimientos que comparten las áreas en las que se desarrolla. El análisis comparativo realizado entre Medialab-Prado y otras instituciones similares dejó en evidencia esta amenaza. Uno de los aspectos que considera CultuLab de atención sucede en el propio Ayuntamiento de Madrid, desde donde se están asignado partidas presupuestarias al proyecto La Catedral. Esta situación en el mediano o largo plazo podría significar una pérdida de partidas presupuestarias para Medialab-Prado, y por tanto CultuLab considera sustancial que se ejecuten planes de financiación alternativos que le garanticen solvencia financiera en el futuro.

Es decir, una única fuente de ingreso hace a Medialab-Prado una institución vulnerable. Como se ha mencionado con anterioridad en el presente análisis, Medialab-Prado carece de ingresos ajenos al presupuesto adjudicado por el Ayuntamiento. De forma general, no cuenta con ingresos propios, ni con ingresos provenientes de otras empresas del sector privado o público. Sólo en algunas actividades puntuales ha solicitado subvenciones para ayudar a cubrir los gastos (Ej.Visualizar´09). En tiempos de presión económica el gasto público debe ser cada vez más justificado. Público y asistentes son la moneda con la que Medialab-Prado ha tenido que demostrar su valor de cara a los ciudadanos y a las políticas culturales del Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, aun así no ha sido posible asegurar presupuestos anuales y un futuro sólido y sostenible. CultuLab considera por tanto que proponer la creación de modelos de financiación se sostiene no solo por la crisis financiera global, sino por el crecimiento de los competidores empresariales de Medialab-Prado en el mercado madrileño y español.

CultuLab insiste en el presente diagnóstico que es necesario idear modelos de financiación para Medialab-Prado. Estos nuevos modelos le permitirán al programa una gestión más dinámica e independiente.

"Pensar en nuevos modelos de gestión/financiación de Medialab, que permitan cierta independencia económica. Pensar que la mercantilización o empresarialiazación parcial pueden solaparse con el resto de la metodología, para producir proyectos de investigación competitivos en otros entornos."
Nerea Calvillo




FlechaArriba.gif

/En relación a la programación y contenidos



1. Medialab-Prado ha sido capaz de generar una comunidad de usuarios activa y fiel. Ha sido capaz de generar una red social constituida por usuarios y colaboradores muy fieles y en su mayoría de alta cualificación, que se ha apropiado del espacio y lo ha convertido en el punto de encuentro para el debate, la investigación y el lanzamiento de iniciativas. La frecuencia de visita a las instalaciones de los usuarios de Medialab-Prado es considerablemente alta, llegando a ser diaria para varios de ellos. Coinciden casi unánimemente en que la institución ha logrado generar un espacio de debate, reflexión e investigación de alto nivel, sirviendo como plataforma para conectar con personas muy cualificadas y generar relaciones fructíferas y duraderas en el tiempo.
2. Medialab-Prado es un modelo exitoso para la producción de proyectos y prototipos. Se ha diferenciado de las demás instituciones culturales de Madrid por el tipo de proyectos que realiza y sobretodo, por la metodología que emplea. Podríamos decir que tanto el Qué (proyectos relacionados con la cultura digital) como el Cómo (ofreciendo un espacio de encuentro, debate y formación gratuito y abierto al público) ofrecen una respuesta efectiva a la necesidad de artistas, investigadores, científicos, ingenieros, estudiantes, curiosos, etc. No sólo sirven de plataforma de forma local sino que ha creado vínculos con otras instituciones culturales y artísticas que potencian el trabajo propio y el de sus usuarios, lo que ha hecho que Medialab-Prado gane reconocimiento y prestigio en instituciones similares internacionales.
Por otro lado, la programación de Medialab-Prado es completa, variada, constante y frecuente. A través de las diferentes líneas de actuación la institución es capaz de ofrecer un conjunto de actividades muy diversas y de forma contínua, logrando una alta fidelidad por parte de usuarios y una alta frecuencia de visitas. Esto favorece notablemente el desarrollo de los proyectos e investigaciones.
3. Escasa continuidad de los proyectos. A través de los diferentes grupos de trabajo y talleres colaborativos, Medialab-Prado hace posible el desarrollo de prototipos de los proyectos. Sin embargo una vez generado el prototipo no existe una continuidad en la evolución del proyecto. No existen fases posteriores a las de producción e investigación que aseguren la sobrevivencia del proyecto, ni incluso la incorporación a las actividades de Medialab-Prado del desarrollo de esos prototipos en fases más avanzadas. En consecuencia, muchos son los proyectos que, una vez desarrollado el prototipo, mueren por falta de materiales, pruebas, ensayos, tiempo y recursos económicos. Se concluye necesaria una orientación o ayuda a los proyectos para garantizar su evolución.
4. La mediación es un elemento indispensable. Ha jugado siempre un papel primordial en la cultura. Sin embargo dada la especificidad de la actividad de Medialab-Prado, la existencia de los mediadores culturales se hace fundamental. En primer lugar es indispensable su labor de orientación al público y usuarios en general, de explicitar qué hace Medialab-Prado y cómo lo hace, de comunicar su forma de gestión y por qué es replicable en otros espacios. Por otra parte, los mediadores de Medialab-Prado están vinculados con los proyectos que se desarrollan, también investigan y documentan, por lo que facilitan el contacto entre personas y ponen a disposición de los usuarios información acerca de las actividades e investigaciones en curso.

FlechaArriba.gif

/En relación al público y los usuarios



1. Medialab tiene un perfil de usuario muy específico y una escasa irrupción en nuevos públicos.
El perfil del usuario de Medialab Prado es de un grado de especialización y conocimiento previo alto, normalmente perteneciente a comunidades creativas o profesionales. Existe una escasa involucración y repercusión con colectivos diferentes a los que conforman el núcleo central de usuarios (científicos, artistas, investigadores, etc.). La institución tiene un amplísimo abanico geográfico de participantes y espectadores, pero éstos pertenecen a un grupo cultural con unos intereses compartidos muy específicos. Medialab-Prado, en contraste a lo usual en un entorno institucional, ha asumido un perfil bajo con escasa visibilidad más allá de su comunidad de usuarios y de una cierta "élite" tecnológica y cultural (una élite no habitual por otra parte). Si bien es cierto que Medialab-Prado y sus actividades es gratuito y abierto al público, también hay que decir que como institución pública, no se esfuerza en irrumpir en nuevos públicos y usuarios con nuevas demandas y por incorporar agentes "no especializados" a la programación.
Consideramos importante el acercamiento de nuevos públicos por varias razones:
  • Medialab-Prado puede convertirse en un espacio didáctico y divulgativo, que sirva de portal de entrada al espacio de conocimiento al que el centro está dedicado, la Cultura Digital. Un espacio que ayude a introducir y acercar a la público en general a los temas de la cultura digital que para muchos son nuevos, difíciles o asociados con un alto nivel de especialización.
  • Mejorar la escasa repercusión que tiene la institución en su entorno local (barrio de las Letras).
  • Generar un diálogo con públicos diferentes o más jóvenes puede traer nuevas iniciativas, de forma que lo que se produzca no sea necesariamente un fin en sí mismo, sino una herramienta para desarrollar nuevos proyectos.

2. Escasa visibilidad en su entorno local. Medialab-Prado se ha convertido en un referente y en un punto de encuentro físico y virtual del desarrollo tecnológico, cultural y social en el mundo entero. Muchos han sido los reconocimientos, premios y alusiones que se ha hecho al programa en el ámbito internacional.
Sin embargo, su prestigio local (Madrid y España) no está a la altura de sus méritos; un hecho lamentable, que Cultulab considera consecuencia de una falta de interés por una difusión adecuada. La cobertura mediática de las actividades de Medialab-Prado es escasa y a veces inexistente, la difusión de sus logros y proyectos es baja y la de sus actividades se remite a la página Web y algunas redes sociales. La falta de visibilidad de Medialab-Prado genera que la incorporación de nuevos usuarios sea lenta, que dependa mucho de la difusión boca a boca, de las relaciones y los vínculos personales. Haciendo la comunidad de usuarios cada vez más especializada y de intereses similares. Además la visibilidad de la institución es sin duda un factor clave en la evaluación de su única fuente de ingreso, el Ayuntamiento de Madrid. Por todo esto Cultulab considera imprescindible aumentar la visibilidad de la institución en su entorno local, en los medios y en diferentes colectivos del país.
3. El público menor de edad y el familiar

El punto está en como mantener el público que ya se tiene y llegar al alcance de uno nuevo. En cómo seguir en la vanguardia de la investigación y hacer estos lenguajes accesibles a un público no experto. En como democratizar más el conocimiento sin perder la visión avanzada. También en formar futuros públicos y prestar atención a los ya nativos digitales incorporando a niños, niñas y adolescentes en su programación.
Eva Gómez SuárezCentro Cultural de España en el DF. Colaboradora de y mediadora de exposiciones en Medialab.
En lo que se refiere a la comunidad de usuarios:

- El perfil de usuario de Medialab-Prado es de un grado de especialización y conocimiento previo alto. ¿Cómo pueden incorporarse al centro otros colectivos de ciudadanos, menos especializados y no pertenecientes necesariamente a comunidades creativas o profesionales?
Quizás la mayor oportunidad que ofrece el nuevo edificio de Medialab-Prado será disponer de nuevos espacios que obligarán a desarrollar nuevas clases de actividades, en formatos distintos a los actuales. Junto a esto, el perfil de centro cambiará al dejar de ser un espacio semiescondido de acceso relativamente difícil -acceder a sus instalaciones actuales es algo intimidante y disuasorio- y pasar a ser una gran institución a pie de calle con una visibilidad mucho mayor.
Ambas circunstancias pueden aprovecharse para convertir el nivel de acceso a pie de calle al centro en un espacio eminentemente didáctico y divulgativo, que sirva de portal de entrada al espacio de conocimiento al que el centro está dedicado, la Cultura Digital. Esta nueva función puede también habilitar actividades específicas para estos nuevos grupos de usuarios: eventos mucho más breves para niños, adolescentes y jóvenes, y otros colectivos identificables
José Luis de Vicente Comisario independiente y colaborador asiduo de Medialab.

Asímismo, tener un programa educativo enfocado y dirigido a niños en edad escolar, y así vincular también a sus familias. Por ello debería ser también un espacio para la educación y la recreación familiar, ya es un espacio para la producción, pero falta más, sobre todo para los fines de semana ser un espacio para el grueso del público. Creo que esto podría ampliar aún más la gama de usuarios que se podrían vincular como consumidores culturales del medialab, con un tipo de actividades que, aunque se relacionen con la cultura digital, vayan encaminadas a introducir y acercar a la gente a estos temas que para muchos son nuevos, difíciles o son temas que la gente relaciona o cree que son sólo para expertos. Creo que se hace necesario un programa de divulgación de la cultura digital específico que sirva de orientación de las actividades en el nuevo espacio. Aunque esta tarea la realizan los mediadores, sería bueno especificar y determinar unos contenidos básicos que hagan parte de este programa de divulgación.
Alexander Narváez GallegosFilósofo, Universidad del Rosario (Bogotá, Colombia), Candidato a Doctor en Humanidades, Universidad Carlos III de Madrid. Ex-mediador y usuario de Medialab-Prado.
Medialab-Prado es un programa público del Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid. Es un espacio abierto a todo el mundo; cualquiera puede visitar Medialab-Prado, pero lo que ocurre en el centro no es comprensible para todos. Sin embargo, se da la circunstancia de que comienza a existir un público asiduo con características muy concretas, el público infantil. Los menores que visitan Medialab-Prado hacen uso de las instalaciones, están presentes mientras tienen lugar actividades programadas en el centro e interactúan de forma activa, no solo con el personal del centro, sino con otros visitantes. Por todo esto, Medialab-Prado comienza también a tener en cuenta a estos visitantes que de forma natural forman ya parte de su red de usuarios.
Hasta hoy, Medialab-Prado ha programado actividades en las que ha participado público infantil o se ha investigado sobre la cultura digital en relación a la infancia y la adolescencia. Estas actividades siempre han sido puntuales y no han formado en ningún momento parte de la programación permanente de centro. En la actualidad, parece que ha surgido de forma espontánea una necesidad de atender a un público que ha llegado por sí mismo hasta Medialab-Prado y desea emplear su tiempo en el centro, el público infantil y juvenil.

FlechaArriba.gif

/En relación a la comunicación



1. El discurso de Medialab-Prado se construye con un lenguaje especializado.
El lenguaje empleado por Medialab-Prado, tanto en sus actividades como en su comunicación, no siempre resulta comprensible para los "no iniciados". Se trata de una jerga conformada por términos muy específicos y nuevos. Si bien es cierto que se hace una buena actividad de mediación, una persona sin conocimientos previos y sin la experiencia de compartir con el mediador cultural, se siente más ahuyentada que invitada a conocer y comprender la actividad de Medialab-Prado.

"Un pequeño ejercicio de "observación de (potenciales) usuarios" nos permitiría identificar el problema de percepción que sufre Medialab, que es percibido por el "mundo exterior" a su comunidad como una caja negra en que no se fácil comprender lo que sucede y cuales son sus objetivos", Juan Freire hablando sobre la visibilidad de Medialab-Prado y su problema de percepción

Esto crea una contradicción entre el decir de Medialab-Prado (un discurso basado en la transparencia y en el conocimiento libre y colaborativo) y lo que su acción muestra (lenguaje técnico, jerga). Pues el acceso al conocimiento pasa por una clarificación del lenguaje que lo haga comprensible a todos los públicos e invite a la colaboración, frente a un lenguaje específico de una comunidad, que resalta la falta de conocimiento del nuevo usuario, desalentándole en su participación.

La labor de clarificación del discurso, la necesidad de comprensión de lo que allí se hace, parece fundamental, pues en muchos caso incluso su target no entiende bien las distintas áreas de actuación. No se trata de abrirse a todos, pero sí de ofrecer la claridad suficiente como para que todos aquellos usuarios potenciales puedan convertirse en usuarios activos conocedores de las actividades y metodologías que allí se emplean.

2. La imagen visual y su gestión: dispersión y falta de criterio único.
Otro de los problemas comunicativos de Medialab-Prado es que no proyecta una imagen intencional hacia el exterior que le de entidad como institución cultural potente. No existe una línea de estilo clara y común en la comunicación de sus actividades-proyectos, y esto es muy importante ya que una vez que la comunidad interna adquiere una identidad, ésta constituye una realidad hacia el exterior. Es esa realidad la que se tiene que apoyar en unas bases de comunicación claras para que así la comunidad externa a Medialab-Prado entienda la importancia de su existencia y los objetivos de sus actividades.
3. La difusión: problemas de flujo y target
"Contar la historia de un modo atractivo y convincente es imprescindible para provocar el interés y la involucración de los usuarios, superando la comunicación unidireccional y el márketing convencional".
Juan Freire
Toda institución o entidad cultural ha de pensar en cómo comunicar a partir de tener claro su contexto, tanto local como global y unos objetivos claros y concisos. CultuLab ha detectado que uno de los principales problemas comunicativos de Medialab-Prado es esa falta de claridad y contundencia en su mensaje de ¿qué es lo que somos? ¿a qué nos dedicamos? ¿cómo lo demostramos?
Realmente Medialab-Prado es distinguido por los “conocedores” de la cultura digital, pero no se conoce en la sociedad en general ya que escasea su presencia en medios de difusión tradicionales como puede ser la prensa o incluso la propia red. Como ya se ha mencionado, la difusión mediática de sus eventos y actividades se realiza principalmente a través de su página web y de forma directa a través del boca a boca de los usuarios que participan de las actividades y eventos. No se da un uso adecuado a las redes sociales y de otras herramientas de carácter comunicativo como pueden ser los blogs donde sí se ha visto una intención de difusión en aquellos especializados pero aún débil y poco reconocida.
Sin embargo la metodología de cualquier evento de Medialab-Prado, busca teóricamente la interrelación y simultaneidad de los procesos de comunicación, formación, producción y divulgación. Decimos teóricamente porque lo que han conseguido es una escasa involucración y repercusión con el entorno más local. Aunque es cierto que ya gozan de un gran reconocimiento por parte del sector especializado, éste ha sido mayoritariamente a nivel internacional dejando “de lado” el panorama digital español.
Es por ello que desde CultuLab creemos que es hora de que Medialab-Prado haga uso de ese reconocimiento para afianzar su hueco dentro de la cultura digital española. Creemos que ha de conseguir un flujo de comunicación mucho más extenso para alcanzar el máximo enriquecimiento en sus actividades por parte de todos sus públicos: tanto sus especialistas internacionales que abordan la materia desde diferentes puntos de vista, como de los participantes del taller, colaboradores y el público en general, pues son muchos los que han mostrado su interés por la originalidad y la eficacia de los contenidos del programa.
Por lo tanto, se considera necesario el que Medialab-Prado adquiera y gane una mayor visibilidad mediática, cumpliendo de esta manera con uno de sus principales objetivos como institución cultural: el conseguir una buena estrategia comunicativa, siempre dentro del circuito de la cultura digital y las nuevas tecnologías, pero sin descuidar los medios tradicionales como periódicos, revistas, radio, etc.


FlechaArriba.gif

/En relación al espacio



1. Un acceso de bajo perfil y poco acogedor.
A pesar de su privilegiada ubicación en el eje de las artes de Madrid y en la Plaza de las Letras del Barrio de las Letras, el acceso a Medialab-Prado es algo intimidante y disuasorio. La entrada, semiescondida e inesperada, sorprende al curioso, más que invitar de forma convincente al pasante. Por otra parte su imponente fachada digital no deja explícita su relación con Medialab-Prado, incluso cuando está encendida. Por lo que el pasante sin conocimiento previo de la institución no asocia las actividades que allí se llevan a cabo con Medialab-Prado.
2. El espacio actual es limitado y difícilmente divisible.El espacio diáfano y reducido plantea una serie de problemas para el normal desenvolvimiento de las actividades de Medialab-Prado. El primero es una capacidad reducida de asistentes y el segundo la imposibilidad de coexistencia de algunas actividades simultáneas. En Medialab conviven a diario las personas que investigan, estudian y consultan con los asistentes a las actividades convocadas por la institución. Pero, siendo el espacio diáfano, no hay posibilidad de aislamiento parcial o circunstancial que facilite el tráfico, evite la distracción o aplaque ruidos. Por otra parte se comparte el espacio para documentación, exposición y producción de los proyectos. También existe la necesidad de un espacio propio de Medialab-Prado para la recreación o dispersión.

Hemos utilizado el lienzo de modelo de negocio propuesto en el libro Generación de modelos de negocio como resumen visual del diagnóstico de Medialab- Prado. Por su eficacia sintética y su expresividad visual lo consideramos una buena herramienta, que utilizaremos también en el apartado de propuestas.

WIKI_LienzoDiagnostico

FlechaArriba.gif