¿Qué es Medialab-Prado?















¿Qué es?

Tal como su nombre lo indica, Medialab-Prado pertenece a un tipo de espacios denominados medialabs o laboratorios de medios. Los medialabs se caracterizan por ser espacios de encuentro para la investigación y la producción de la cultura digital. En ellos, estudiantes, investigadores, profesionales o aficionados de disciplinas muy diversas se encuentran para hacer realidad proyectos inmersos en la cultura digital, es decir, proyectos en los que confluye el arte, la ciencia, la tecnología y la sociedad.
Por ser "laboratorios", su carácter es experimental, de acierto y error, de juego y de investigación transdisciplinar. Y por ser laboratorios de "medios", trabajan en las posibles interacciones de los medios digitales con la cultura contemporánea.
Los medialabs se caracterizan por una filosofía basada en software libre, DIY (do it yourself o "hazlo tú mismo") y en acciones colaborativas. El desarrollo de sus proyectos está basado en la colaboración de una comunidad de usuarios que comparte una serie de intereses afines, y los resultados finales por lo general son de acceso libre a la comunidad.
Medialab-Prado es un iniciativa del Área de las Artes del Ayuntamiento de Madridy tiene su origen en el año 2000 en el Centro Conde Duque. En el año 2002 toma el nombre de MediaLabMadrid y en septiembre del 2007 se traslada a su actual sede en la Plaza de las Letras. Desde entonces pasa a denominarse Medialab-Prado, haciendo alusión a su ubicación junto al Paseo del Prado.
Actualmente se encuentra en rehabilitación lo que será su sede definitiva. Se trata de la antigua Serrería Belga ubicada a escasos metros de la sede actual.

///Medialab-Prado on Dipity.



Un ejemplo de un proyecto desarrollado en Medialab-Prado es el de Zach Hoeken Smith, desarrollador Web de 24 años, proveniente de Brooklyn, NY. Hace dos años presentó una propuesta, la cual fue seleccionada para llevarse a cabo en Medialab-Prado: construir una impresora 3D. Se trataba de una máquina capaz de "imprimir" o fabricar cualquier tipo de cuerpo o sólido de tres dimensiones. La impresora debía ser portable, debía poder ser ensamblada por el usuario y además ser muy asequible. Zach participó en un taller intensivo durante 2 semanas en Medialab-Prado como autor de una propuesta, produciendo junto con un grupo de colaboradores interesados, el prototipo para la producción de la impresora.



Breve vídeo-tutorial realizado por Medialab-Prado en el que se muestran los pasos necesarios para construir una impresora 3D
FlechaArriba.gif

¿Qué hace?

Medialab-Prado, como laboratorio de medios, se dedica a ofrecer un espacio físico y una plataforma para investigar, producir y difundir la cultura digital.
Para esto realiza talleres intensivos de producción colaborativa. Estos talleres consisten en reunir durante dos semanas a un promotor de un proyecto y a un grupo de colaboradores provenientes de diferentes disciplinas y países, e interesados en dicho proyecto. Estas dos semanas intensivas de investigación, intercambio de ideas y experimentación sirven para llegar al prototipo del proyecto en cuestión. Posteriormente se presentan en una exhibición los resultados alcanzados. Los proyectos son elegidos mediante convocatorias internacionales abiertas al público. Inmediatamente después de la publicación de los proyectos seleccionados, se abre una segunda convocatoria para la selección de los colaboradores que formarán también parte del proyecto.
Este modelo de taller orientado a la producción colaborativa de proyectos desarrollado por Medialab-Prado se ha consolidado como un referente y está dando lugar a colaboraciones con diferentes instituciones y diferentes lugares del mundo. Como resultados de estos talleres, se han desarrollado 137 proyectos y se han presentado publicamente 82 comunicaciones

Adicionalmente a estos talleres, Medialab-Prado ofrece talleres de formación, seminarios teóricos, charlas, presentaciones, mesas redondas, encuentros y reuniones de grupos de trabajo y de investigación. Todas estas actividades se desarrollan en torno a diferentes temas de la cultura digital.
Medialab-Prado ha categorizado dichos temas y los ha definido como líneas de trabajo de esta manera:
  • Interactivos?:proyectos sobre los diferentes usos creativos de la electrónica y la programación.
  • Inclusiva.net: proyectos, investigaciones y reflexiones en torno a la cultura de redes.
  • Visualizar:proyectos sobre estrategias y herramientas de visualización de datos e información.
  • Laboratorio del Procomún: proyectos sobre los bienes comunes.
  • AVLAB: proyectos en torno a la creación sonora y audiovisual a través de medios digitales.




FlechaArriba.gif

¿Cómo lo hace?


Todos los talleres y demás actividades de Medialab-Prado están abiertos para que el visitante presencie, consulte el contenido o incluso participe en ellos. Esto puede hacerse gracias a la labor de los mediadores culturales. Ellos atienden a los visitantes y se encargan de orientarles y ponerlos en contacto con el resto de los participantes de los talleres. De esta manera, estudiantes, investigadores y artistas trabajan juntos, comparten ideas y se involucran en el proceso de creación de un proyecto.

El mediador cultural -como se leerá en profundidad más adelante en el presente análisis- es una figura que sirve de lazo entre el visitante y Medialab-Prado. Es la presencia y la referencia para aquel que llega y permanece en el espacio. Por ello, debe ser conocedor de lo que sucede en el centro y debe ser capaz de transmitirlo de forma eficaz a aquel que se interese. Aunque su labor no sólo es informativa. Mediar significa propiciar, hacer posible; por lo que el mediador también es receptor de información, intereses, propuestas que debe estudiar, canalizar y reconducir. El perfil del mediador es el de un estudiante universitario o investigador con marcados intereses culturales o científico-tecnológicos.


FlechaArriba.gif



Su filosofía

La filosofía de Medialab-Prado está basada en la colaboración.
El espacio está permanentemente abierto al público y todas sus actividades son abiertas y gratuitas.
La mayor parte de las actividades y resultados de los proyectos se registran en vídeo, audio o archivo de texto y posteriormente se publican en la Página Web. Todos estos contenidos son de acceso libre y descargables. Además, los mediadores culturales están siempre a la disposición del visitante para facilitar información, contenidos y contactos.
Fomenta el uso de herramientas de software libre y licencias Copyleft.

FlechaArriba.gif


Su espacio



1. El acceso


Medialab-Prado es un espacio de una planta situado en un nivel inferior al de la plaza de las Letras en la calle Alameda 15, donde la luz entra a través de las ventanas rectangulares ubicadas a nivel del suelo. El espacio general tiene la apariencia de un garaje. Se accede al centro atravesando la plaza, por una puerta que conduce a una pasarela de contrachapado donde se encuentra un televisor en el que se proyecta información, una repisa con programas de actividades culturales -propias y ajenas- y unas escaleras de doble sentido. Las que suben, conducen a oficinas en el piso superior (su acceso está cerrado mediante un cordel), y las que bajan (disponen de una plataforma para sillas de ruedas) llevan a la sala principal del centro. Si bien en el entorno no hay ninguna información que indique que allí se ubica Medialab-Prado, al llegar a la plaza de las Letras el visitante se encuentra una enorme plancha blanca con rectángulos rojos con la palabra ABIERTO, el logotipo del programa, y la imponente fachada digital que ocupa toda a pared del edificio contiguo.

2. El espacio interior


Con la intención de ubicar al lector que no ha visitado nunca el espacio de Medialab-Prado, CultuLab decidió realizar una hoja de ruta acompañada de material audiovisual en la que presenta detalles del centro. En las descripciones realizadas a continuación quedan plasmadas muchas de las las experiencias vividas tras la primera visita que realizó CultuLab a Medialab-Prado en diciembre de 2010.
Medialab-Prado dispone de un único espacio rectangular sin tabiques (salvo el que separa el baño unisex, situado al fondo a la derecha) que se muestra en su totalidad al ingresar. El mobiliario allí presente está prácticamente colocado a los lados dejando el espacio central libre para adaptarlo a las circunstancias (talleres, conferencias, reuniones de trabajo, etc.). En el presente mapa descriptivo se comienza el recorrido de Medialab-Prado por la derecha. Nada más entrar, se encuentra el visitante con un espacio vacío que según el día puede estar ocupado por una instalación audiovisual interactiva o por un montón de cajas apiladas. Unos pasos más adelante se ve el mostrador donde siempre hay algún miembro del equipo de mediación cultural que saluda, atiende e informa al visitante según su necesidad. Desde ese mostrador hasta la pequeña cocina que está al final de la sala junto al baño, se extiende un banco gris que funciona como mesa de trabajo con seis ordenadores con acceso a Internet gratis. También hay taburetes, pufs y sillas de plástico gris y blancas. La improvisada cocina es un banco sobre el que hay máquinas de café (también de uso gratis), tazas, algunas despensas y una nevera.

En la pared que observa el visitante al fondo del salón hay un espacio para sentarse, una mesa alta con un micrófono y un mezclador, una estantería con libros de arte, catálogos, electrónica y arte audiovisual (se prestan con solo dar el DNI), y una cortina negra que esconde diversos trastos apilados (un carrito de la compra, cajas, cables, etc.). Siguiendo el recorrido por la izquierda de la sala, se encuentra una mesa de trabajo para 12 personas y lo que sería el espacio expositivo de Medialab-Prado. Allí están ubicados los inventos y artilugios que desarrollan los usuarios del centro.
En el momento que CultuLab realizó su primera visita se exponían un circuito solar (realizado en un taller infantil); un videojuego sobre un laberinto con el que el usuario podía interactuar mediante su movimiento sobre una plataforma en el suelo; un control de presión sanguínea que se puede visualizar como ondas de colores en una pantalla y la impresora de 3D antes mencionada. Acabando el recorrido se llega nuevamente al punto de partida en el que se encuentra una puerta decorada con un armario gris con rejilla que es como un depósito donde se guarda material.


FlechaArriba.gif